Our Blog

Los sustantivos abstractos y su difícil interpretación.

Me atrevo a decir que el cambio en mí sucede de forma casi imperceptible, no soy capaz de notarlo hasta que pasa el tiempo. Sin duda no soy la misma de la adolescencia, ni la misma de hace dos años. No pienso que el cambio sea bueno o malo, creo que no se trata de eso, sino de comprender que “es lo único constante”. Este es mi nuevo cambio, ya no me da miedo compartir lo que escribo.

No sé si deba dejar de analizar tanto las cosas, no me parece malo, al contrario, me resulta útil profesionalmente, ¿qué clase de mujer sería si no buscara descifrar el mundo desde la palabra?

Como dijo la Szymborshka, “pude haber sido otra, pero soy la que soy, casualidad inconcebible, como todas las casualidades”.

Hay en mí fuerzas contrarias, que me ponen en el sendero de lo material, trabajo, hogar, éxito. Pero la otra parte solo quiere sentir, pensar, conocer, mirar. Esto que soy es complejo, como intentar sacar collares de un cofre en donde todos se han enredado juntos, brillantes, hermosos, pero con nudos que no les permiten ser útiles, ¿acaso es útil un collar? o está en el mundo solo para embellecer áreas que probablemente ya eran bellas sin él.

Hay cosas que se materializan más rápidamente si se hacen en pareja: cubrir los gastos, alcanzar el éxito social, crear una familia, montar una empresa, bueno ya sabemos, todo eso de lo que se reniega en la adolescencia. Pero no estoy convencida de que haya desarrollado una personalidad compatible con otra, esperemos que sí. Esperemos que esto del cambio siga sucediendo, y que poco a poco el mundo me comprenda mejor y yo a él.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *